El desarrollo tecnológico puede convertirse en un gran baluarte para quienes sufren algún tipo de discapacidad. Ayuda a mejorar la calidad de vida de personas con capacidades diferentes y facilita su incorporación al mercado laboral.