Lo que los piratas de libros isabelinos en el año 1500 nos pueden enseñar sobre la piratería hoy

Trate de identificar el período de tiempo: unas pocas empresas muy controladas tienen un control completo sobre la publicación, por lo que la piratería emerge. Algunos de estos piratas son idealistas, y algunos sólo quieren hacer dinero, pero están todos enfocados en la difusión ilegal de algunos de los medios más populares del mundo. Y al final, los editores tienen que hacer cambios drásticos para adaptarse.

Eso podría describir la música, películas, o industria del libro en la actualidad. Pero también describe a la perfección la edición de libros en la Inglaterra isabelina a mediados de los años 1500.

En aquel entonces, la piratería era rampante. Después de la invención de la imprenta en 1440, muchos países restringieron qué impresoras pueden imprimir que libros. En Inglaterra, la reina Isabel I de Inglaterra dio a ciertas impresoras el monopolio de los libros clave, como la Biblia, el alfabeto, los almanaques, y otros textos fundamentales.

Eso creó una gran brecha entre los editores con los derechos y los que carecían de ellos. Así que algunas impresoras simplemente burlaban las directrices de la reina y hicieron lo único que podían para mantener su negocio a flote: se convirtieron en piratas.

Los piratas de libros isabelinos copiaban libros religiosos hacían fan fiction

Philip Sidney, author of Arcadia and a likely piracy victim.

Philip Sidney, autor de Arcadia y una probable víctima de piratería. (Culture Club/Getty Images)

Cyril Bathurst Judge menciona muchos de los más coloridos piratas de libros isabelina en su libro de 1934.

Un pirata, John Wolfe, comenzó la impresión de libros de manera ilegal en la década de 1580 (sólo tenía las licencias de algunos libros, como Defence of the Olde y True Christianitie, pero imprimió muchos otros para los que no la tenía). Él fue a la la cárcel en 1582, pero rápidamente salió y continuó sus operaciones clandestinas, confiando en una reserva de imprentas y bóvedas secretas para almacenar libros. Wolfe era un idealista que creía que la reina no tenía el derecho de regular lo impresoras podían o no podían imprimir. Incluso se llamó a sí mismo el Martín Lutero de la impresión.

Roger Ward fue aún más audaz, distribuía libros piratas vendiéndolos a sus socios, libreros internacionales, y gente en Londres (más tarde, escondió algunos de sus libros en un gallinero para tratar de evadir captura). Los denunciantes dijeron que Ward y otros, piratearon casi 100 libros diferentes, Ward entraba y salía de la cárcel por esto a través de la década de 1580, antes de salir del juego en la década de 1590.

Los piratas de libros estaban particularmente interesados en la reimpresión de libros religiosos, porque eran los grandes vendedores: a finales de 1570 y principios de 1580, Roger Ward, imprimió 10.000 copias del A.B.C. With the Little Catechism, y eso fue en un momento en donde 1.500 ejemplares se consideraba un gran tiraje. Salmos y biblias fueron también popular material pirateado.

Incluso el fan fiction Isabelino era popular: El académico Natasha Simonova presenta un argumento convincente, sugiere que muchas de las copias piratas del romance Arcadia incluyeron historias adicionales por los aficionados que extendían el mundo de la historia.

Los editores finalmente lograron sofocar la piratería isabelina … acomodándola

A printing press circa 1600.

Una imprenta en 1600. (Print Collector/Hulton Archive/Getty Images)

La piratería de libros era un problema real, y los editores isabelinos tenían que responder.

Algunos de los piratas de libros fueron simplemente comprados, el rebelde John Wolfe felizmente tomó una parte de los derechos de publicación de otra imprenta y dijo adiós a la piratería para siempre. Otras imprentas secretas fueron compradas o cerradas cuando la tecnología de la impresión y los derechos fueron ampliados. A principios de la década de 1580, los derechos de impresión ya estaban mejorando acuerdos transnacionales se elaboraron gremios y la imprenta amplió sus filas para incluir más imprentas.

Pero durante años, el Estado todavía tenía un alto control sobre la impresión. Algo parecido a nuestro moderno sistema finalmente surgió en 1710 con el Estatuto de Ana, que además de regular los derechos de autor, también les dio una fecha de caducidad. Es razonable decir que los cambios en la ley eran una consecuencia de la reacción del público a las leyes obsoletas que llevaron a la censura y a las escasas copias de libros.

¿Son análogas las batallas de piratería de hoy en día perfectas? Cualquier intento de comparar las descargas de The Dark Knight a la reimpresión de Arcadia van a ser complejas. El mayor punto de conflicto está en el tipo de medio de los piratas digitales, ya que muchos de los piratas de libros isabelinos estaban imprimiendo títulos que hoy serían de dominio público.

Pero todavía hay un paralelo. En el idealismo de John Wolfe, es fácil entender la idea de como el fundador del mercado negro en línea Silk Road. En términos más generales, al igual que nuevas opciones legales ayudaron a la piratería isabelina, también lo hace la disponibilidad de Netflix y Spotify, según los estudios de piratería. Estas opciones legales para obtener los medios de comunicación son razón para ver una gran cantidad de similitudes entre las medidas contra la piratería de hoy y el 1600, aunque todavía nos queda un poco para ponernos al día.

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Cultura, DD.HH, Partido Pirata, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 528 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: