Jim Carrey se equivoca con las vacunas, este es el porqué

lemony_snicket_jim_carrey

Hace muy poco los famosos volvían a la carga. El actor Jim Carrey declaraba su guerra personal contra las vacunas personificada en el gobernador de California, Jerry Brown. Esta no es la primera celebridad que opta por discutir públicamente contra la administración pública por cuestiones relacionadas con las vacunas. Los argumentos, normalmente, implican la palabra tiomersal y mercurio de por medio. ¿A qué se refieren los famosos cuando hablan de estos problemas? ¿Hay razones para preocuparse? ¿Está justificada su posición? Vamos a ver el problema, detenidamente.

Famosos vs Vacunas

El caso de Jim Carrey se une al de otros famosos que se encuentran en contra de la vacunación, la vacunación obligatoria o alguno de sus componentes. Entre ellos nos encontramos con Rob Schneider, quién cree que las vacunas provocan asma deficiencias de aprendizaje o, incluso, están relacionadas con la diabetes. Alicia Silverstone, por ejemplo, posee una posición más “naturista” pero menos agresiva, no como Jenny McCarthy, que atribuye el diagnóstico de autismo de su hijo a las vacunas. Un nombre especialmente llamativo en esta lista es el de Mayim Bialik. La “Blossom” de antaño, o Amy de ahora, con su formación científica también declaró que no tenía intención de vacunar a su segundo hijo, al igual que tampoco darle antibióticos ni Famosos como Carrey, Schneider, McCarthy o Bialik están en contra de las vacunasanalgésicos. También es cierto que ha declarado en varias ocasiones que su decisión es particular e íntima y que no quiere con esto servir de ejemplo para nadie. Al igual que Bialik, Bill Corgan también se ha manifestado en contra aunque con una actitud más prudente. Y no son los únicos.

De tanto en tanto surge alguna voz famosa haciendo declaraciones públicas que normalmente llevan asociadas las palabras tiomersal, tiromersal o etil-mercurio. Por su parte, la sorprendente diatriba de Carrey, un actor normalmente poco polémico, se ha levantado a raíz de la legislación que elimina la deicisión “personal” o “religiosa” como una razón para eximir a un niño del calendario de vacunaciones recomendadas. Es una manera un tanto torticera de obligar a que todos los niños, a excepción de prescripción médica, sean vacunados. Jim Carrey ha dejado claro que no está contra de las vacunas, solo de las vacunas con timerosal o mercurio en su composición. Aunque su ataque se ha lanzado muy fuerte, finalmente ha perdido algo de fuerza. La pregunta ahora es ¿se justifica esta declaración? ¿Habríamos de estar preocupados por el timerosal y el mercurio? Antes de nada, lo mejor es saber un poco más sobre el tema.

Qué es el timerosal

El timerosal o tiomersal, también conocido como metiolato, es un componente que ha sido usado ampliamente en la preparación de las vacunas. Su función no es otra que preservar las vacunas que han de conservarse para evitar el crecimiento de bacterias u hongos que podrían resultar peligrosos. La razón de usar este conservante en vez de otros es que no altera la efectividad de la vacuna. Su composición incluye una molécula muy compleja que incluye una molécula orgánica de metil-mercurio. Actualmente pocas vacunas continene tiomersal, que ha ido retirándose desde 2001 progresivamente por una cosa llamada “principio de precaución” asociado a la presión de varios colectivos que abogaban porque “más vale prevenir que lamentar”. Esta retirada provino por un conjunto de hechos un tanto complicados.

timerosal

Por un lado, la FDA presentó un informe sobre otro compuesto, el metil-mercurio, y su toxicidad, solicitando la retirada de varias sustancias que no tenían nada que ver con el tiomersal ni las vacunas. La similitud química del etil-mercurio del timerosal con respecto al metil-mercurio levantó la suspicacia de la comunidad médica, quién solicitó, sin evidencia científica ninguna su retirada. Hecho que es correcto ya que su objetivo era preservar la salud de la gente. Actualmente no existe todavía ni una sola evidencia que demuestre categóricamente que el timerosal es capaz de generar patologías administrado en las cantidades adecuadas en personas sanas.

Estas son las dudas más frecuentes

Una vez que hemos comenzado el tema, vamos a tratar de resolver algunas de las dudas más frecuentes al respecto de la vacunación y, especialmente, todo lo relacionado con el timerosal.

¿No es cierto que provoca autismo?

No, no lo es. El timerosal no provoca autismo. Este rumor es el argumento más esgrimido por los colectivos antivacunas. Y es un argumento desinformado. El rumor proviene, en primer lugar, del conocido como “informe Wakefield” en el que se asociaba el autismo de 12 niños con la inmunización. Más tarde, tras el informe presentado por la FDA sobre el peligro del metil-mercurio, el estudio de Bernard et al. apuntaba a que existe una relación entre el cuadro clínico del autismo y el de una contaminación por mercurio. Sin embargo, recientemente y tras una intensa revisión que ha durado casi una década, se presentaban los informes concluyentes de la falsedad o error del informe Wakefield y los estudios que lo defienden. La conclusión es clara: el tiomersal o timerosal no provoca autismo ni nada que se le parezca. Y esa es la opinión científica y médica hasta la fecha.

He oído o conozco a quién ha tenido problemas con las vacunas

Las vacunas, como cualquier medicamento o cualquier producto natural son un “añadido” en nuestro cuerpo que altera el estado normal. Al fin y al cabo esa es su función. Efectivamente existen casos documentados de reacciones adversas a las vacunas. Pero, en realidad, la gran mayoría de casos son coincidencias. Como se ha demostrado a posteriori, la gran mayoría de los casos más dramáticos han sido consecuencia de un defecto de manufacturación, un problema médico puntual con el paciente, un caso de alergia o incluso factores que han coincidido pero no tienen nada que ver con la vacuna. Actualmente se realizan pruebas muy, muy exhaustivas para asegurar que las vacunas son seguras, valga la redundancia. Las reacciones adversas, actualmente, se estiman de una entre un millón en el peor de los casos.

¿Se sigue usando timerosal?

Sí, pero en casos excepcionales. Solo unas pocas vacunas llevan tiomersal. En Estados Unidos y Europa no se usa timerosal para las vacunas de administración regular ya que la FDA y diversos organismos, por el principio de precaución que comentábamos, decidieron sustituirlo hasta estar seguros de sus efectos. Las vacunas que lo llevan son algunas para el virus influenza y algunos fármacos multidosis. Donde si se sigue empleando, para abaratar costes, es en la producción de vacunas para países en vías de desarrollo.

Entonces, ¿el etil-mercurio es seguro?

. Es decir, usado de la manera que se usa en las vacunas actuales es completamente seguro. Así lo demuestran numerosos estudios llevados a cabo por los principales organismos dedicados a velar por nuestra salud. Los estudios basados en la hipótesis de que el etil-mercurio tiene las mismas propiedades tóxicas que el metil-mercurio han sido retractados o contradichos por evidencias más fuertes. Aún así, esto sigue provocando confusión. Pero no son el mismo compuesto ni tiene las mismas propiedades. Por otro lado, hay que decir que el etil-mercurio es tóxico por inhalación o en ciertas cantidades, por ejemplo. Pero esto no es raro ya que cualquier sustancia lo es (un antibiótico, un analgésico o incluso el agua puede matarnos dependiendo de la dosis).

Y ¿por qué hablan mal los medios y famosos?

Normalmente, y como diremos muchas veces, por desinformación. En primer lugar, es un tema fuertemente polémico ya que atañe a nuestra salud más básica. Pero además tiene un fuerte componente socio-económico. El tema se aprovecha para realizar constantes acusaciones políticas. Por otro lado, la aparición irresponsable de noticias no bien contrastadas o mal informadas, que persiguen más el trasfondo sentimental (sensacionalista, para que vamos a engañarnos) que riguroso hacen mucho daño. Además, la concepción de que las vacunas “no son algo natural”, ya que te inyecta “agentes extraños en el cuerpo”, suele ser una idea que repele muchísimo a la sociedad, especialmente en ciertos sectores. Pero la evidencia científica avala justo lo contrario. En primer lugar, la vacunación es una de las manera más naturales de obtener la defensa adecuada contra el patógeno. Por otro lado, como ya hemos dicho, los estudios muestran su validez y el beneficio que supone para la sociedad.

No me fío, ¿no deberíamos eliminarlo?

Como ya hemos explicado, pocas vacunas lo llevan ya. Pero además, esto se debe a que esa misma pregunta se la hicieron las entidades sanitarias más importantes y, sin tan siquiera comprobar la validez de los datos, buscaron una solución por si acaso. Tras encontrar otros conservantes, han demostrado que el timerosal es seguro. Por cuestiones técnicas y económicas, así como por presión de los colectivos (normalmente desinformados) ahora las vacunas prácticamente no llevan este compuesto. Pero si lo llevaran, tal y como se ha comprobado, no pasaría nada. El proceso y la pregunta ya se ha analizado, ya se ha actuado en consecuencia y se han observado los resultados. El debate resurge de tanto en tanto como una problemática moderna. Pero en realidad es algo más que superado. A la vista está, en España por ejemplo, que más del 95% de la población está correctamente vacunada. Por desgracia, existen voces desinformadas, como la de los famosos, que de vez en cuando hacen mucho ruido demostrando que no entienden la evidencia científica. Ésta dice, sin lugar a dudas, que las vacunas son seguras.

No existen razones para tener recelo. Normalmente, la persona desinformada tiene conceptos equivocados sobre la higiene o la salud. No son personas inmaduras o irresponsables, sino todo lo contrario. Pero estar al día de la evidencia científica y contrastar adecuadamente la información es una tarea difícil y costosa. Precisamente por eso hay que estar más atento y evaluar adecuadamente las fuentes de las que procede la información. Ante cualquier duda lo mejor es consultar con el médico y no con una página cualquiera de internet (o con un “Doctor” naturópata, que no tiene la formación sanitaria necesaria) quién podrá decirnos si existe de verdad algún tipo de riesgo para nuestra salud

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Ciencia, Medicina, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 629 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: