Confía en mí, soy doctor: ¿podría cambiar una ciencia más abierta cuánto confiamos en los científicos?

por Cat Bowskill traducción David Ormeño

La confianza ha crecido, pero la cuestión de si al público se le debe ofrecer un mayor conocimiento de la mecánica de la ciencia es complicada

Según Warren Buffet, se tarda 20 años construir una reputación y cinco minutos para arruinarla. La ciencia tiene un poco más, siendo la base los señores filósofos del siglo 17 de Inglaterra pensaban como importante: la civilidad, el honor, la integridad y la confianza. Haciendo un avance rápido de 400 y pico años, muchas cosas han cambiado bienvenidas, mujeres en la ciencia!), Pero la confianza, al parecer, sigue siendo fundamental para la forma en que percibimos lo que un científico es.

Desde principios de la década de 1980, la organización de investigación de mercado Ipsos MORI ha estado pidiendo al público británico juzgar diferentes profesiones en las que en general, confían en ellas para que digan la verdad“. No necesita un doctorado para adivinar quienes quedaron abajo en 2014: los políticos, seguidos por los periodistas, los agentes inmobiliarios y banqueros.

Lo que es fascinante es la naturaleza estática de estas encuestas. Incluso con horrores como el caso del médico asesino en masa Harold Shipman, el ranking de profesiones apenas cambia (y los médicos están arriba virtualmente cada vez). Los científicos han estado en una trayectoria ascendente en general desde que fueron incluidos, su puntuación al pasar de 63% en 1997 al 83% en 2014.

Por supuesto, la confianza puede significar mucho más que decir la verdad. En un informe de 2014 sobre las actitudes del público hacia la ciencia, Ipsos MORI exploró la confianza en términos de los científicos siguiendo las reglas, siendo competentes y teniendo en cuenta los riesgos de las nuevas tecnologías. Los resultados del estudio fueron similares en todos los ámbitos, realmente parecemos confiar en los hombres y las mujeres en batas blancas.

Mi impresión es que los científicos son relativamente muy apreciados en términos de confiabilidad“, dice el profesor Stephen Curry, quien ha estado blogueando sobre su vida como un biólogo estructural hace más de seis años.

Sin embargo, se pregunta si estas opiniones están bien fundadas. “En mi experiencia, muchos [público general] en realidad no tienen una buena idea de cómo se hace la ciencia, quien paga el sueldo de los científicos, cómo consiguen dinero para su investigación. Probablemente sospechan que mucho de ello está impulsado comercialmente, mientras que, en realidad, mucho no lo es”.

Su presentimiento se refleja en los resultados de la investigación en sí. El Wellcome Trust monitor, que rastrea los puntos de vista sobre la investigación médica en el Reino Unido, encontró que el número de adultos que dijeron que no saben lo que significa estudiar algo científicamente se duplico entre 2009 y 2012. El número de quienes contestaron Yo no cuando se les preguntó quien lleva a cabo la investigación médica también se duplicó.

Así, aunque la confianza en los científicos parece estar creciendo, también lo hace el número de nosotros que sentimos que no tenemos más remedio que confiar en aquellos quienes rigen la ciencia. Pero ¿debemos resignarnos a confiar en vez de no confíar en absoluto?

¿Una verdad que contar?

La verdad puede ser algo resbaladizo. Los investigadores no tienden a usar sólo un método para interrogar al mundo que nos rodea, los métodos y medios pueden ser tan variados como los campos de estudio y las personas que trabajan en ellos. Pero eso está bien, dijo la historiadora de ciencia Naomi Oreskes en una charla TED de 2014, debido a que todos los científicos reunen pruebas, y toda la evidencia está sujeta a escrutinio.

Podemos pensar en el conocimiento científico como un consenso de expertos“, dijo Oreskes. “También podemos pensar en la ciencia como una especie de jurado, excepto que… no es un jurado de sus pares, es un jurado de geeks”.

Esto significa que la mayoría de nosotros no somos parte del club: no formamos parte de los trabajos en revistas, ni estamos versados en la lengua en la que están escritos; no somos invitados a las conferencias o simposios; no estamos sentados en la mesa del laboratorio o la pantalla del ordenador. Básicamente, tenemos que aceptar la palabra de los investigadores, ¿no?

No necesariamente. “Ciencia abierta (u Open Science“) es un movimiento creciente que podría dar lugar a todo lo relacionado con la ciencia, desde las ideas preliminares para cuadernos de laboratorio de los investigadores, es hecha con un libre acceso para todos y cada uno (en tiempo real). La publicación es de acceso abierto, lo que permite el libre acceso y la reutilización de los artículos científicos, que están actualizados, la investigación demuestra que el impacto de un documento es mayor cuando se trata de acceso abierto.

Pero, ¿cómo podría abrir las actividades realmente ayudar a aumentar la confianza? La ciencia abierta podría matar varios pájaros de un tiro, dicen los investigadores de la UWE(University of West England), ofreciendo a los científicos nuevas formas de conectar directamente con el público, en lugar de depender de los medios de comunicación para que los represente. Esto también ayudaría a evitar el temido embrutecimiento o simplificación” de la ciencia.

Los no-científicos tendrían acceso directo a investigación original y podían oír cosas directamente de la gente que hace el trabajo, lo que, las encuestas indican, genera más confianza. La ciencia abierta ayudaría a los no científicos a entender mejor el proceso gradual e iterativo de investigación, e incluso podría apoyar el desarrollo de las habilidades de pensamiento crítico necesarias para identificara la ciencia de la pseudociencia.

Dando un 110%

Aún así, nunca es prudente confiar en nada 100%, y es lo mismo para la ciencia. Como contribuyentes, nos topamos cona una gran parte de la investigación que se está llevando a cabo. A cambio, queremos estar seguros de que la investigación correcta está siendo financiado, se están haciendo los estudios derechamente y que los datos se compartan de la manera correcta.

Cuando Curry habla con otros científicos sobre los blogs y las redes sociales, señala el entusiasmo del público en general, que “el aman escuchar acerca de los aspectos básicos de lo que realmente sucede”. Pero ¿estamos preparados para conocer lo que los científicos en realidad obtengan? ¿Podría hacer que las maquinaciones de una investigación transparentes amenacen la confianza que ponemos en los investigadores? Y, en una cultura donde los científicos “publican o perecen”, ¿están los investigadores dispuestos a abrir sus puertas y cuadernos a cualquiera?

“[Algunas personas] tienen una visión muy idealista de lo que los científicos son y de lo que son capaces”, dice Curry. “A veces tienes que decir: Bueno, en realidad, no, no vamos a ser capaces de hacer eso. Todos ellos asumen que somos genios que estamos a punto de ganar premios Nobel. La mayoría de los científicos aceptarán que, probablemente, no es el caso”.

Imagenes: US Army RDECOM, IT@C, Nic McPhee, and RDECOM usadas bajo Creative Commons

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Ciencia, Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 629 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: