Por fin llegó el día de la semana en el que los amigos se reúnen a la hora de siempre, en el lugar de siempre. Uno a uno van llegando y se completa la mesa de compañeros de juego que durante toda la semana han esperado con ansias la cita que los tiene ahí. Los libros, los dados, lápices y papeles (así como las bebidas necesarias) están listos para jugar. El amo del juego da inicio y muchas aventuras, risas, sorpresas, molestias, imaginaciones, azares, se dan lugar en la mesa.

Quien alguna vez haya jugado juegos de rol puede darse idea perfecta de lo descrito líneas arriba; así como recordar la incredulidad de muchos (o el ataque de otros cuantos) sobre lo geniales que pueden ser. Como siempre sucede, se ataca lo que no se conoce, y es que los juegos de rol son tan divertidos como beneficiosos para sus jugadores. Así que es buen momento de enumerar algunos de estos beneficios que nos dan los juegos de rol. Si falta alguno, escribe en los comentarios para complementar.

  • 1. Los juegos de rol incrementan la creatividad. En primer lugar, ningún juego de rol es en sí el mismo para todos los jugadores puesto que depende de quien lleve el juego y esto da pie a inventar muchísimas cosas en el camino. En segundo lugar, todo el tiempo se crean escenarios y escenas del juego, es decir que nos convertimos en escritores, directores, narradores y adoptamos la posición que de niños nos fue muy común: “juguemos a que…”, o “qué tal si…”
  • 2. Fortalece el lenguaje y la capacidad de comunicación. Con tantos ires y venires en el juego, con las narraciones y escenas que debemos describir, es necesario presentar todos estos hechos de forma amena, entretenida, que incremente el suspenso y la emoción. Así, el juego nos obliga a ampliar nuestro vocabulario, así como estar en contacto con esos otros jugadores que lo hacen mejor que nosotros y aprender de lo que escuchamos cuando ellos intervienen.
  • 3. Fortalece las habilidades sociales. Si hay algo importante de la gamificación es esta clase de beneficios que suceden sin que nos demos cuenta, y es que, en general, los juegos nos enseñan a convivir, a ceder el turno, escuchar, hablar, rebatir, ser asertivos; en los juegos de rol esto es la base de un buen grupo de juego. Para las personas introvertidas, los juegos de rol, desarrollan vínculos, hablar frente a los demás, tienen la oportunidad de demostrar sus capacidades y ser reconocidos por ello. En fin, los juegos de rol son benéficos para los introvertidos (true story).
  • 4. Nos enseña sobre la resolución de problemas e incrementa la capacidad de análisis. Bueno, esto son dos puntos pero están estrechamente vinculados. Con los juegos de rol nos enfrentamos a muchos problemas que tenemos que resolver y esto solo se logrará de buena manera si analizamos todas las situaciones y las posibilidades. ¿Cuántas veces una decisión nos ha costado por meses o años el desempeño de un personaje o del juego?
  • 5. Fomenta el trabajo en equipo. Así mismo, si bien cuidar nuestro desempeño es importante, hay algo de mayor valía en los juegos de rol: la capacidad de los jugadores de saber trabajar en equipo. Esto es, reconocer que la unión de las habilidades y experiencia de todos es una capacidad mucho más poderosa y genial que ganar de forma personal; lo cual, es prácticamente imposible en los juegos de rol.

juegos-de-rol-dados

  • 6. Construye amistades duraderas. Esto no sólo en el juego de rol sino en la vida real, claro. Los amigos que se reúnen se vuelven compañeros de la vida misma. He conocido personas que a partir de reunirse a jugar terminan como los mejores compañeros en la vida real, con un vínculo único: el juego. Y es que, la mejor compañía es esa que te anima a jugar, a divertirte, a construir, a crear recuerdos y risas.
  • 7. Desarrolla tu capacidad de documentación y administración. No lo creería si no lo hubiera visto: la persona más despistada y dispersa del mundo aprendió a gestionar información y no perderla a partir de jugar juegos de rol. Comprendió que documentar es mejor que confiar en esa mente no confiable, cuando llevó su experiencia a su trabajo, su vida cambió. No, no hablo de mi…
  • 8. Fomenta el pensamiento espacial y matemático. Hacer mapas y recorridos, calcular, imaginar, en sí cada paso de los juegos de rol nos exige desarrollar estas áreas tan importantes. Puede decirse que los juegos en general nos apoyan en este sentido.
  • 9. Comprensión de lectura y escucha. Cuando la persona que lleva el juego hace sus narraciones, nos cuenta las situaciones, las escenas, o bien, lo que está detrás de esa puerta que decidimos derribar, él tiene que leer o inventar, narrar; entonces, toda la mesa se encuentra desarrollando la comprensión lectora y de escucha, ésta última muy necesaria en la vida adulta y que muchas veces está infravalorado el consejo de ejercitarnos en este sentido.
  • 10. Capacidad de toma de decisiones. Como decía, derribamos la puerta ¿y ahora qué? A veces se viene una ola de eventos que no podemos parar y terminamos terriblemente heridos o desfalcados. Otras veces, encontramos riquezas y tesoros, aliados y medicinas. El saber tomar las decisiones se vuelve parte importante de los juegos de rol, podría decir que el corazón de su dinámica radica en esto, así como en la capacidad de reconocer los efectos de esas decisiones y aprender de ello.

via