Tenemos que dejar de tratar a las personas con discapacidad como menos que humanos

por Shantha Rau Barriga
Han pasado 10 años desde que la ONU estableció una convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, pero aún estamos lejos de lograr la igualdad

En los muchos países que he visitado en los últimos años, mientras que investigaba sobre las condiciones de las personas con discapacidad, la única constante – e inquietante – que he escuchado de personas con discapacidad ha sido: “soy tratado como menos que humano.”

No era difícil entender por qué podrían sentirse así cuando vi a una niña de cinco años en Ghana, vestida con harapos, con una cadena pesada asegurada a un árbol cercano alrededor de sus piernas. Esta era su destino porque su familia creía que estaba poseída por espíritus malignos, que se asocian comúnmente con tener una discapacidad en muchas comunidades.

O cuando conocí a Agus, un joven con una discapacidad psicosocial (condición de salud mental) en Java Central, Indonesia. Pasó cuatro años encerrado en un cobertizo de ovejas, apenas capaz de permanecer de pie o moverse, rodeado por el hedor de los desechos humanos y animales.

Acabo de regresar de Serbi, donde documentamos que los niños con discapacidades a menudo son confinados en instituciones, a veces tomados directamente de la sala de maternidad con el asesoramiento del personal médico. Muchos de los niños no van a la escuela o jugar con juguetes o con otros niños. Ellos sólo se encuentran en la cama todo el día sin ningún tipo de estimulación o interacción.En lugar del eco de la risa y el correr, los pasillos de estas “casas” para los niños son tranquilas, frías. Y muchos de los niños que están allí nunca se irán.

Tuve la suerte de ser una de los muchos impulsores que participaron en las negociaciones sobre el tratado internacional de derechos de los discapacitados en la ONU en Nueva York. Durante ese proceso, se produjo un cambio radical en la forma en que las personas ven, respetan e interaccionan con las personas con discapacidad. Las personas con discapacidad tienen una voz, y fueron escuchados.

Diez años desde su aprobación, se ha avanzado mucho en muchos aspectos de la ley y la vida, y las personas con discapacidad en muchos países están liderando la lucha por sus derechos (N.del T: no en Chile)

Al mismo tiempo, en muchos países (tanto en vías de desarrollo como desarrollados, supuestamente), las personas con discapacidad siguen siendo encerradas en instituciones, escondidas fuera de la vista o tratadas como animales. El estigma y la discriminación juegan un papel central.

Es probable que usted conozca a alguien con una discapacidad. Según la Organización Mundial de la Salud, 1 mil millones de personas (una de cada siete) tienen algún tipo de discapacidad. Ellos son nuestros compañeros de clase, familiares y amigos, y tienen el derecho a ser tratados igual que todos los demás.

Sin embargo, las leyes en decenas de países impiden que las personas con discapacidad de decidir con quién casarse, donde ser dueño de una casa, o que tratamiento médico prefiere. Estas son decisiones que a menudo se dan por sentadas por nosotros, pero en algunos lugares las personas con discapacidad tienen este derecho entregado a un tutor, que toma todas sus decisiones sin consultarles.

Hace un tiempo, personas con discapacidad y otros defensores, diplomáticos y amigos de la comunidad de la discapacidad se reunieron de nuevo en la sede de la ONU en Nueva York para intercambiar opiniones sobre como la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD o CRPD en Inglés) puede ser implementada y monitorizada. Cuando entró en vigor hace 10 años, fue el primer tratado importante de derechos humanos del siglo 21, un momento decisivo. La CDPD ha sido ratificada por 164 países.

Para mí, el tratado es mucho más que un marco legal. Sí, se establece el derecho a la igualdad de acceso a la educación, la protección contra la tortura, y el derecho a vivir con sus compañeros en la comunidad. Pero aún más importante es el potencial de la convención para cambiar la forma de pensar acerca de la discapacidad.

Se transmite que las personas con discapacidad no son objetos de caridad, y tienen los mismos derechos y dignidades que todos los demás.

El reto de cambiar la mentalidad de millones en todo el mundo sigue. Para empezar, tenemos que ver a más personas con discapacidad en funciones de liderazgo y de toma de decisiones, en los gobiernos, las empresas y el sector del entretenimiento.

Además de modificar las leyes discriminatorias, los gobiernos deben asegurarse de que los derechos de la discapacidad se aplican a través de un mejor control y los recursos deben ser invertidos en alternativas que respeten los derechos a las instituciones y las celdas de aislamiento . Y las personas con discapacidad en sí y sus organizaciones representativas deben participar en cada paso del camino.

Hay que tener en cuenta que la discapacidad no discrimina, cualquiera de nosotros puede unirse a la comunidad de la discapacidad en cualquier momento de nuestras vidas. No se trata de ellos, se trata de nosotros.

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Discapacidad, Sobre discapacidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 629 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: