Un número enorme de personas cree, entre otras cosas, que sufrir un enfriamiento es la causa de que agarremos un buen resfriado. Pero ¿es realmente así?