La vigilancia está a nuestro alrededor, y va a cambiar nuestro comportamiento

Habilitado por los avances tecnológicos exponenciales en el almacenamiento de datos, la transmisión y el análisis, el impulso de “datificar” nuestras vidas está creando un mundo ultra-transparente en el que nunca estamos libres de estar bajo vigilancia.

Los cada vez más aspectos de nuestras vidas se registran ahora como datos digitales que son almacenados, agregados, analizados y vendidos sistemáticamente. <span title=”Despite the promise of big data to improve our lives, all encompassing data surveillance constitutes a new form of power that poses a risk not only to our privacy, but to our free will.

“>A pesar de la promesa del big data  de mejorar nuestras vidas, toda la vigilancia de datos que abarca constituye una nueva forma de poder que plantea un riesgo no sólo para nuestra privacidad, sino a nuestro libre albedrío.

La vigilancia de datos comenzó con un seguimiento del comportamiento en línea diseñado para ayudar a los vendedores a personalizar sus mensajes y ofertas. <span title=”Driven by companies aiming to provide personalised product, service and content recommendations, data were utilised to generate value for customers.

“>Impulsado por las empresas con el objetivo de ofrecer recomendaciones personalizadas de productos, servicios y contenido, los datos se utilizaron para generar valor para los clientes.

Pero la vigilancia de datos se ha vuelto cada vez más invasiva y su alcance se ha ampliado con la proliferación de la Internet de las cosas y la informática integrada a los objetos que vestimos. El primero amplía la vigilancia a nuestros hogares, automóviles y actividades diarias recolectando datos de dispositivos inteligentes y móviles. <span title=”The latter extends surveillance and places it inside our bodies where biometric data can be collected.

“>El último extiende la vigilancia y la coloca dentro de nuestros cuerpos donde se pueden recolectar datos biométricos.

Dos características de la vigilancia de datos permiten su expansión.

Es multifacética

Los datos se utilizan para rastrear y circunscribir el comportamiento de las personas a lo largo de las dimensiones de espacio y tiempo. Un ejemplo de seguimiento basado en el espacio es el geo-marketing. Con acceso a datos de localización física en tiempo real, los vendedores pueden enviar anuncios adaptados a los dispositivos móviles de los consumidores para pedirles que visiten las tiendas cercanas. Para maximizar su eficacia, los vendedores pueden adaptar el contenido y el momento de aparición de los anuncios basándose en los comportamientos pasados y actuales de los consumidores, a veces sin el consentimiento de los consumidores.

Los datos de ubicación de los mapas GPS o de las calles (street maps)  sólo pueden aproximarse a la ubicación de una persona. Pero con la tecnología reciente, los vendedores pueden determinar con precisión si un consumidor ha estado dentro de una tienda o simplemente pasó por ella. De esta forma, pueden comprobar si la publicación de anuncios ha generado una visita al almacén y afinar los anuncios posteriores.

Las aplicaciones de salud rastrean y estructuran el tiempo de las personas. Permiten a los usuarios planificar actividades diarias, programar entrenamientos y supervisar su progreso. Algunas aplicaciones permiten a los usuarios planificar su consumo calórico con el tiempo. Otras aplicaciones permiten a los usuarios seguir su patrón de sueño.

Mientras que los usuarios pueden establecer sus objetivos iniciales de salud, muchas aplicaciones dependen de la información inicial para estructurar un plan de progreso que incluye los tiempos de descanso recomendados, la carga de entrenamiento, la ingesta calórica y el sueño. Las aplicaciones pueden enviar notificaciones a los usuarios para asegurar el cumplimiento con el plan: un recordatorio de que un entrenamiento está atrasado; una advertencia de que se alcanza un límite calórico; O un refuerzo positivo cuando se ha alcanzado un objetivo. A pesar de la naturaleza sensible de estos datos, no es raro que se vendan a terceros.

Es opaco y distribuido

Nuestras huellas digitales son recopiladas por múltiples entidades gubernamentales y comerciales que se dedican al intercambio de datos a través de mercados cuya estructura está mayormente oculta a la gente.

Los datos suelen clasificarse en tres categorías: primero, los que las empresas recogen directamente de sus clientes a través de su sitio web, aplicación o sistema de gestión de relaciones con los clientes; secundarios, que es el de otra empresa de datos y se adquiere directamente de ella, y; De terceros, que es recopilada, agregada y vendida por proveedores de datos especializados.

A pesar del tamaño de este mercado, la forma en que se intercambian los datos a través de él sigue siendo desconocido para la mayoría de la gente (¿cuántos de nosotros sabemos quién puede ver nuestros likes de Facebook, búsquedas en Google o usos de Uber, y para qué usan estos datos?

Algunas aplicaciones de vigilancia de datos van más allá de la grabación para predecir tendencias de comportamiento.

La analítica predictiva se utiliza en la atención sanitaria, las políticas públicas y la gestión para que las organizaciones y las personas sean más productivas. Creciendo en popularidad, estas prácticas han planteado serias preocupaciones éticas en torno a la desigualdad social, la discriminación social y la privacidad. También han provocado un debate sobre para qué este gran volumen de datos predictivos se pueden utilizar.

Nos está empujando

Una tendencia más preocupante es el uso del big data para manipular el comportamiento humano a escala al incentivar actividades “apropiadas” y penalizar actividades “inapropiadas“. En los últimos años, los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos y Australia han estado experimentando con intentos de “corregir” el comportamiento de sus ciudadanos a través de “unidades de empuje“.

Con la aplicación del big data, el alcance de estos esfuerzos puede ser ampliado en gran medida. Por ejemplo, basándose en los datos adquiridos (directa o indirectamente) de su aplicación de salud favorita, su compañía de seguros podría aumentar sus tarifas si determina que su estilo de vida no es saludable. Basado en los mismos datos, su banco podría clasificarlo como un “cliente de alto riesgo” y cobrarle un interés más alto en su préstamo.

Utilizando los datos de su coche inteligente, su compañía de seguros de automóviles podría disminuir su covertura si considera que su conducción es segura.

Al señalar “comportamientos apropiados”, las empresas y los gobiernos apuntan a dar forma a nuestro comportamiento. A medida que aumenta el alcance de la vigilancia de datos, más de nuestros comportamientos serán evaluados y “corregidos” y este impulso disciplinario será cada vez más ineludible.

Con esta unidad disciplinaria convirtiéndose en rutina, existe el peligro de que comencemos a aceptarla como norma, y modifiquemos nuestro propio comportamiento para cumplir con las expectativas externas, en detrimento de nuestro libre albedrío.

La “datificación” de nuestras vidas es una tendencia innegable que está afectando a todos nosotros. Sin embargo, sus consecuencias sociales no están predeterminadas. Necesitamos tener una discusión abierta sobre su naturaleza e implicaciones, y sobre el tipo de sociedad en la que queremos vivir.

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en DD.HH, Random, Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 561 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: