Nueva máxima de la democracia occidental: vigilancia y despotismo suave

por Benedetta Brevini

El 21 de septiembre de 2014, fue un día de acción climática global. Para dar testimonio de la magnitud de la protesta en las ciudades de todo el mundo, se pidió a la gente en el mitin de Sydney que sonreía para los drones que volaban por encima de nosotros.

Era la primera vez que me pedían que sonreíera ante un drone. Me sentí incómoda. Estaba siendo observada, convirtiéndome en un objeto de mi propia protesta: un píxel, no un agente.

¿En qué clase de nuestras “democracias occidentales y conectadas” se considera normalel que los seres humanos son constantemente tratados como objetos, se les haga un seguimiento y un perfil?

Un amplio juego de herramientas de vigilancia

La gama de herramientas de vigilancia masiva mejoradas por las tecnologías digitales es increíblemente amplia. Estos van desde el software que filtra y bloquea el contenido en línea hasta herramientas que ayudan a los gobiernos a espiar a sus ciudadanos.

Los gobiernos pueden rastrear todos nuestros movimientos usando drones y GPS. Pueden utilizar reconocimiento de voz para escanear redes móviles, escuchar nuestras llamadas, leer nuestros mensajes de texto y correos electrónicos e incluso cambiar sus contenidos.

Toda esta información se filtra y se organiza en una escala tan masiva que se puede utilizar para espiar a cada persona en un país entero. Existe una amplia evidencia de que la tecnología producida por empresas estadounidenses, canadienses y europeas está siendo utilizada por gobiernos autoritarios para facilitar los abusos contra los derechos humanos.

  • Narus, una subsidiaria de Boeing, se ha revelado el haber vendido sofisticado equipo de la vigilancia a Egipto. Los dispositivos de monitoreo de Blue Coat Systems de California se han encontrado en Siria, Irán y Sudán.
  • Trovicor, una firma alemana, ha vendido tecnología de hacking a una docena de países de Oriente Medio y África del Norte, incluyendo Bahrein, donde los activistas fueron torturados mientras se les mostraba transcripciones de sus mensajes de texto y llamadas telefónicas.
  • Cisco Systems se enfrenta a litigios en California y Maryland por presuntamente vender equipo de vigilancia al gobierno chino, que lo ha utilizado para perpetrar abusos contra los derechos humanos.

Este no es el final de la historia. La vigilancia digital en masa se ha convertido en la regla más allá de los estados autoritarios. Desde que el denunciante estadounidense Edward Snowden comenzó a publicar los documentos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) en junio de 2013, las revelaciones sobre la vigilancia masiva del gobierno han causado indignación en las democracias occidentales.

Muchas corporaciones digitales ayudan a la vigilancia del gobierno. En los EE.UU., la NSA ha subcontratado tareas de vigilancia a miles de empresas que ganan dinero supervisando constantemente a los ciudadanos. Los datos financieros de Booz Allen Hamilton (la firma de seguridad privada que empleaba a Snowden) muestran que sus beneficios aumentaron de US $ 25 millones en 2010 a US $ 219 millones en 2013.

Y hay dinero para ganar

La vigilancia masiva corporativa es llevada a cabo directamente por las corporaciones sobre sus consumidores. Cuando compartes imágenes y videos en sitios de redes sociales como Facebook o Twitter, les concedes una licencia para usar tus publicaciones de la forma que consideren adecuada. Usted también les concede el derecho de dejar que otros usen sus fotos.

Si busca en la Web información médica, Google registrará y realizará un seguimiento de su actividad. Sus más de 60 políticas de privacidad le permiten crear perfiles individuales de cada usuario. Estos unen los puntos entre todos los servicios a los que acceden.

Tan extensa es la vigilancia masiva corporativa que en su nuevo libro, When Google Met WikiLeaks, Julian Assange declara:

El modelo de negocio de Google es el espía. Obtiene más del 80% de su dinero recopilando información sobre personas, agrupándola, almacenándola, indexándola, construyendo perfiles de personas para predecir sus intereses y comportamiento, y luego vendiendo esos perfiles principalmente a los anunciantes, pero también a otros.

Nos estamos acostumbrando tanto a la vigilancia masiva corporativa en nuestra vida cotidiana que un creciente número de plataformas incluso aprovechan nuestros perfiles en línea después de morir. La aplicación de Twitter LivesOn utiliza bots impulsados por algoritmos para analizar su comportamiento en línea y aprender cómo hablar para que pueda crear un personal después de la vida digital:

Cuando su corazón deje de latir, seguirá twitteando.

Aunque las empresas rutinariamente afirman preocuparse por la privacidad, rara vez están dispuestas a discutir los detalles del acceso de las agencias de inteligencia y de la ley a sus bases de datos de clientes, o el grado en que ayudan o resisten ese acceso. Esto no sorprende. Pocas empresas pueden proteger eficazmente los datos de sus clientes del gobierno.

Cualquier discusión en profundidad sobre el tema, por lo tanto, podría arriesgar a los consumidores a alarmarse, y tal vez convencerlos a compartir menos con sus proveedores de servicios.

Despotismo con un carácter diferente

La principal justificación que los gobiernos proporcionan para estas prácticas es el terrorismo. Para las corporaciones, es simplemente ganancia.

Pero el problema es que una vez que estos enormes bancos de metadatos se construyen, se vuelven potencialmente disponibles para cualquier partido que maneja una citación – o suficiente dinero en efectivo. Peor aún, pueden ser hackeados e incluso utilizados para la tortura.

¿Cómo describir los estados modernos donde la vigilancia de masas sin restricciones (estatales y corporativas) tiene lugar sin límites? ¿Estamos todavía en una democracia? ¿Es el despotismo suave? ¿O, como John Keane podría llamarlo, despotismo con una apariencia de Dolce & Gabbana?

Según la Democracia en América de Alexis de Tocqueville:

Parecería que si se estableciera el despotismo entre las naciones democráticas de nuestros días, podría asumir un carácter diferente; Sería más extenso y más suave; Degradaría a los hombres sin atormentarlos.

 

Esto es precisamente lo que está sucediendo: nos estamos acostumbrando a la vigilancia masiva. Incluso estamos empezando a percibirlo como un “leve” renunciar cuando se vende “seguridad” del gobierno y de de empresas digitales en nuestras redes.

Frente a esto, existe una necesidad clara y urgente de vigilancia para asegurar que cualquier práctica de vigilancia cumpla con el derecho internacional de los derechos humanos. Eso incluye el derecho a la privacidad porque los proyectos de vigilancia a gran escala frecuentemente infringen los derechos de los ciudadanos (incluso cuando son técnicamente legales).

Para proteger nuestras libertades civiles, el poder de todas las entidades con acceso a la información privada de los ciudadanos debe ser restringido de manera transparente y públicamente responsable.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Navi Pillay publicó un informe fundamental en junio de 2014 sobre el derecho a la privacidad en la era digital. Ella condenó la vigilancia masiva, citando el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El informe reafirma que:

Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, en su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni en ataques ilegales a su honor y reputación. La interferencia autorizada por los Estados sólo puede tener lugar sobre la base de la ley, que debe cumplir las disposiciones, objetivos y objetivos del Pacto.

Tocqueville advirtió como trabaja el despotismo suave: el poder soberano no tiraniza; Reprime, enerva, extingue, aturde y, por último, reduce a cada nación a una bandada de animales tímidos e industriosos, de los cuales el gobierno es el pastor.

Las revelaciones de Snowden muestran hasta qué punto la vigilancia estatal se extiende en Occidente. Esto también demuestra cuánto depende de las prácticas de Big Data que implican que las mayores firmas digitales ya conocen nuestras prácticas cotidianas en redes sociales y en línea.

Ahora es el momento de preguntar en qué tipo de sociedad nos gustaría vivir. La única solución viable es volver a las tradiciones constitucionales de la democracia occidental y reafirmar los valores fundamentales de la privacidad, la libertad de información y el anonimato sobre las tendencias actuales hacia el control, la represión y los beneficios economicos.

via

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en DD.HH, Sociedad, Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 617 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: