Cómo el odio en línea infiltra los medios sociales (social media) y la política #PartidoPirataChile

por traducido por David Ormeño

A finales de febrero, el titular de un sitio web de comentarios de noticias que recibe más de 2,8 millones de visitantes mensuales anunció: “Los judíos destruyen a otro de sus propios cementerios para culpar a Trump“. La historia, inspirada por la reciente profanación de un cementerio judío en Filadelfia, Fue la hirviente fantasía de un sitio web antisemita conocido como el Daily Stormer. Con sólo un titular, este sitio pudo lograr algo que ningún grupo de odio podría haber logrado hace 20 años: conectarse con una audiencia masiva.

A quién y cuántos puede viajar esta última conspiración es, en parte, la historia de las “noticias falsas“, el fenómeno en el cual la propaganda sesgada se disemina como si fuera periodismo objetivo en un intento de corromper la opinión pública. Mi reciente libro sobre la cultura del odio digital, “Fanatismo, racismo y rabia en línea“, explora el inframundo en línea de la cual se originan muchas de esas narraciones falsas. Investigo la fuente menos conocida de toda esta “noticia” odiada en nuestros debates públicos, ayudando a cultivar una realidad distorsionada para sus fervientes creyentes y una política fracturada para el resto de nosotros.

Mirando a los sitios web más visitados de lo que antes eran movimientos disminuidos (los supremacistas blancos, los militantes xenófobos y los negadores del Holocausto, por nombrar algunos) revela una cultura en línea muy revitalizada. Por ejemplo, según la analítica de SimilarWeb, Stormfront, el sitio más antiguo de la supremacía blanca, recibe más de dos millones de visitantes mensuales. Eso es medio millón más que la NAACP, GLAAD, la Liga Anti-Difamación y el Consejo Nacional de La Raza, combinados.

Pero el tamaño y el alcance por sí solos no explican el alcance sin precedentes que estos sitios web han encontrado en la era digital. Su ascenso refleja el improbable ascenso del ex KKK Imperial Wizard David Duke, quien dejó sus vestiduras del Klan para un eventual asiento en la Cámara de Representantes de Louisiana. La derecha radical de hoy también está rehaciendo su perfil, cambiando svastikas y rock de poder blanco por los blogs políticos y foros de noticias. Los atavíos pueden haber cambiado, pero el fanatismo sigue.

Aparentando la parte

El sitio del American Renaissance hate se abre con una cita de Thomas Jefferson y una oferta de artículos de noticias oportunos. Estos incluyen titulares prestados de The New York Times sobre las políticas de deportación que se avecinan y las noticias de Associated Press sobre las leyes de identificación de votantes de Texas. Pero hay una fijación siempre presente en la nacionalidad y la raza, como en comentarios originales como “Cómo vi la luz sobre la raza”. Tejiendo noticias reales con puntos de vista racistas, el sitio coloca furtivamente las ideas marginales alineadas con la corriente principal.

En el Observatorio Occidental (lema: “Identidad Blanca, Intereses y Cultura”), los contribuyentes nacionalistas blancos y algunos ex académicos especulan sobre temas como “La Industria del Holocausto”, “Influencia Judía” y “Racialización de América”. Observatorio se parece mucho a la página de inicio de cualquier think tank de política, excepto por los subtextos antisemitas que conducen a la conspiración.

Para los grupos de odio en línea como este, la percepción es realidad. El énfasis común en las noticias y la política refleja un cambio en los mensajes que los grupos racistas promueven. Muchos ya no se centran en la supremacía blanca, sino que toman la posición más accesible de la victimización blanca.

Los titulares que emanan de sitios web como el Daily Stormer permiten a los racistas contemporáneos imaginar que ahora son una raza minoritaria bajo asedio. Estas narraciones incluyen un ataque imaginario de inmigrantes ilegales, un miedo al crimen negro sobre blanco, un movimiento de igualdad de derechos que de alguna manera infrinja la libertad religiosa y una máquina globalista judía supuestamente detrás de todo.

La retórica de odio reenvasada como política y alojada en sitios web que se parecen a cualquier otro blog en línea puede atraer, o incluso persuadir, a ideólogos más moderados para entrar en aguas extremistas. Esta comunidad de odio “fácil de usar” está uniendo fuerzas de una manera que nunca podría suceder en el mundo offline. Gracias en parte a esta conexión, estas narrativas envenenadas se están extendiendo más allá de los sitios web racistas.

Cómo viaja

La velocidad con la que el odio en línea viaja es impresionante. Dos días después de la historia de Daily Stormer sobre “Judíos destruyendo sus propios cementerios”, David Duke discutió “la probabilidad de que la reciente serie de “incidentes de odio antisemitas “sean en realidad falsos embustes” en su podcast.

post

La conspiración también había empezado a hacer eco en Twitter, donde Duke estaba compartiendo un enlace a su podcast y difundiendo un nuevo hashtag: #fakehatecrimes. Más personas se unieron, incluyendo seguidores twitteando “Esto es un engaño” y “La pregunta de los rabinos locales.” Un alto asesor del presidente Trump llevó a Twitter para avanzar en su teoría de que las amenazas actuales a centros judíos podrían estar vinculados a los demócratas.

Este es sólo un ejemplo de cómo, a pesar de los esfuerzos recientes para limitar las voces fanáticas, las redes sociales se han convertido en incubadoras de conspiraciones tóxicas. El tema de los “engaños de crimen de odio”, por ejemplo, ha estado circulando a través de Reddit, YouTube e incluso Facebook. Mientras tanto, en la blogósfera de extrema derecha, sitios como Breitbart, InfoWars y WorldNetDaily dedican más espacio a obsesivamente “desacreditar” los crímenes de odio que en realidad informar sobre ellos. Estos dos mundos se unen sin fisuras en Twitter, donde las conspiraciones se mezclan con diatribas políticas.

Para los grupos de odio, esta es una oportunidad sin precedentes para finalmente conectar sus movimientos limitados en un circuito principal. A medida que las narraciones falsas fluyen a través de las redes populares de Internet, se entremezclan con información legítima y gradualmente se lavan de sus orígenes radicales en el proceso. Es la misma trayectoria la que impulsó la conspiración de birther. Las preguntas sobre el “verdadero lugar de nacimiento” del presidente Obama comenzaron en los márgenes de la web, encontraron apoyo en blogs de derecha más tradicionales como Free Republic, y luego hicieron su camino hacia la televisión.

El columnista de tecnología Farhad Manjoo describió este fenómeno, que ahora hemos visto transformar en noticias falsas:

“Los puntos de vista extremos que estamos recibiendo que no podrían haber sido introducidos en la discusión nacional en el pasado se están introduciendo ahora por este tipo de mecanismo de entrada … la gente lo pone en los blogs, y luego es recogida por cadenas de noticias , Y luego se convierte en una discusión nacional “.

Los políticos oportunistas dan credibilidad

No hay duda de que una razón clave por la cual tanto mal información se ha derramado en el discurso nacional de hoy son los políticos que abrazan y perpetúan estas narrativas. Por supuesto, hacerlo sólo da a los autores de la conspiración la misma exposición que buscan.

Cuando, un año antes de las elecciones de 2016, Donald Trump publicó en Twitter estadísticas falsas sobre el número de “blancos asesinados por negros” en Estados Unidos, los nacionalistas blancos escuchaban. La evidencia podría ser visto en los titulares de celebridades a seguir en sitios web como Stormfront y Daily Stormer.

La credibilidad siempre ha sido una meta definitiva pero difícil de alcanzar para los extremistas. Pero en línea, están aprendiendo a diluir el mensaje de la intolerancia con fuertes dosis de conspiración política para la cual aparentemente hay una audiencia acogedora. Logran la victoria simplemente inyectando suficientes noticias falsas en el sistema para producir dudas y discordia en torno a nuestros debates culturales más críticos.

Cuando le preguntaron sobre las recientes amenazas antisemitas y el vandalismo, el Presidente Trump le dijo al fiscal general de Pennsylvania que el incidente era “reprochable”. Pero luego especuló que podría haber sido cometido para “hacer que los demás se vean mal“. Alimenta la duda de que los grupos extremistas prosperan. Y el ciclo continúa.

Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Cultura, DD.HH, Sociedad, Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 615 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: