Más que “slacktivism” (o activismo de sofa): rechazar el poder de la política en línea a nuestro propio riesgo #Hackeaelsistema

por Joel Penny

Inicie sesión en Facebook o Twitter y es probable que vea un diluvio de mensajes políticos – un meme humorístico o un video viral de políticos como Donald Trump, el último hashtag en respuesta a noticias de última hora, tal vez incluso un símbolo del movimiento social como una actualización de una foto de perfil.

El compartir la opinión política sobre las redes sociales es ahora omnipresente. Pero, ¿qué significa para la democracia?

Durante años, se ha debatido el significado de la actividad política simbólica y expresiva a nivel del ciudadano cotidiano.

Los críticos temen que sea simplemente ” slacktivism ” auto-satisfactorio. Da a la gente una manera fácil de sentir que están contribuyendo a una causa mientras que busca substituir una participación política más intensiva.

Por el contrario, los optimistas ven un florecimiento del compromiso cívico en Internet que da a las personas un punto de entrada accesible en la política. Si les ayuda a desarrollar un sentido de identidad política, eso permite una mayor participación en esa línea.

Estas posiciones contrastantes tienen ambos mérito. Sin embargo, ¿estan los que las crean haciendo las preguntas correctas en primer lugar?

Al evaluar la expresión política en línea sólo en términos de posibles impactos en la actividad política tradicional, nos arriesgamos a esquivar un conjunto mucho más crucial de cuestiones.

Olvídese del “slacktivism”

Numerosas organizaciones e instituciones consideran que esta expresión a nivel ciudadano en las redes sociales está lejos de ser sólo un asunto privado o personal. Se valora cada vez más por su poder promocional agregado. Las profesiones de marketing conocen esto como el boca en boca electrónico.

Los grupos políticos de todas las bandas promueven la participación en las redes sociales para ampliar el alcance y la credibilidad de sus mensajes persuasivos. Aunque cada acto individual de publicar, enlazar, comentar y gustar puede parecer insignificante de cerca, en un nivel macro se suman a la propagación en red de las ideas.

Hay un enorme poder aquí para la persuasión masiva, una parte viral a la vez. Desechamos este poder a nuestro propio riesgo.

Durante el ciclo presidencial de las elecciones presidenciales de 2016, los medios sociales se elevaron a nuevas alturas en el panorama de los medios políticos. Parece que finalmente estamos empezando a reconocer este poder por lo que es.

Por ejemplo, la controversia sobre noticias falsas en sitios como Facebook ha llamado la atención sobre cómo el intercambio entre pares puede influir en la opinión pública e incluso en el curso de las elecciones (en este caso difundiendo mensajes falsos y difamatorios sobre Hillary Clinton que consolidaron sus problemas de imagen). Una nueva investigación ha destacado:

… grupos de extrema derecha desarrollan técnicas de ‘hacking de atención’ para aumentar la visibilidad de sus ideas a través del uso estratégico de los medios sociales, memes y bots.

Noticias de noticias falsas de sitios web como End The Fed están diseñados para hacerse viral en las redes sociales.

El llamado alt-right destaca su “meme magic ” en la propagación de la ideología nacionalista nacional en línea en el servicio de Trump. El comité de acción política “Correct the Record” pro-Clinton admite pagar a la gente para publicar en medios sociales durante su batalla primaria con Bernie Sanders. Estamos viendo el valor persuasivo de los medios de comunicación políticos que están enfocados a nivel de los ciudadanos.

Necesitamos reflexionar sobre cómo cada uno de nosotros usa este poder. Eso implica pensar a través de las consecuencias de lo que compartimos en línea y cómo puede fortalecer y dañar los valores democráticos.

El vendedor ciudadano

Compartir la opinión política en las redes sociales debe ser entendido en gran parte como participación en el marketing político. Sus practicantes han distribuido desde hace mucho tiempo mensajes persuasivos en los medios de comunicación para moldear la mente pública e influir en los resultados políticos.

Esta comprensión requiere un nuevo tipo de alfabetización mediática. Requiere que los individuos reconozcan su propia posición en los circuitos de influencia de los medios y tomen en serio su capacidad para ayudar a moldear el flujo de ideas políticas a través de redes de pares.

Ya no deberíamos pensar en el marketing político -o en su antecesor conceptual, la propaganda- como algo que sólo las poderosas élites hacen. Debemos reconocer que todos somos cómplices en este proceso cada vez que difundimos mensajes políticos a través de plataformas de medios que controlamos personalmente.

Muchos ciudadanos son muy conscientes de su capacidad para persuadir a sus compañeros a través de su publicación en línea. Han adoptado el papel de influenciador de medios sociales. La mayoría de las veces, se centran en tratar de reunir a los de ideas afines o indecisos, en lugar de ganar a los conversos del otro lado.

Este acercamiento ciudadano a la acción política puede verse como una consecuencia del concepto más establecido del consumidor ciudadano. Un consumidor ciudadano utiliza deliberadamente su poder de gasto como otra forma de influir en la esfera política.

Pueden, por ejemplo, comprar sólo productos respetuosos con el medio ambiente, o boicotear empresas cuyos CEO donan a campañas y causas que el consumidor se opone. De la misma manera, estamos viendo que los ciudadanos usan su poder como agentes de micro-nivel de promoción de medios virales y respaldo de boca en boca para promover una amplia gama de intereses y agendas políticas.

#BlackLivesMatter obligó a Estados Unidos a enfrentar el racismo una vez más utilizando el poder de los medios sociales.

Existe una enorme oportunidad para democratizar el flujo de mensajes de los medios políticos y dar a conocer las causas que están fuera de la corriente principal.

Consideremos movimientos activistas recientes, a menudo construidos alrededor de hashtags virales como #occupywallstreet y #blacklivesmatter. Aquí, los ciudadanos están cooptando las herramientas y lógicas del marketing de medios sociales para abogar por ideas políticas que típicamente están mal representadas en los medios de comunicación corporativos.

Al reconocer el valor potencial de nuestro propio poder de marketing político de base, podemos ganar un punto de apoyo en un paisaje de medios políticos que los intereses de élite tradicionalmente dominan.

Quizás lo que es más importante, cultivar un sentido de responsabilidad por lo que compartimos en las redes sociales nos coloca en una mejor posición para navegar por el emergente ecosistema digital en el que estos actores de élite están capitalizando (a veces incluso explotando) nuestro boca a boca electrónico.

Conozca lo que está publicando y a quién va a publicar

Hoy en día, las grandes campañas electorales y las organizaciones de promoción de asuntos a gran escala cuentan con equipos profesionales de marketing digital. Una de sus tareas es estimular el trabajo promocional de los ciudadanos cotidianos para maximizar la viralidad de sus mensajes, independientemente de si son realmente conscientes de su participación en el marketing político o no.

Además, los sitios de noticias políticas con fines lucrativos como Breitbart y The Daily Kos se han vuelto dependientes de las acciones de las redes sociales para aumentar los clics y los ingresos publicitarios, así como para avanzar en las agendas de sus propietarios con frecuencia partidista.

En este entorno, es crucial que tomemos decisiones informadas cuando prestamos nuestro trabajo promocional y el apoyo de boca en boca a los actores institucionales ya los intereses y agendas que representan.

A veces podemos estar ansiosos de actuar como “evangelistas de marca” para candidatos, partidos, grupos de defensa o agencias de noticias cuyas metas políticas se alineen con las nuestras. En otras ocasiones, el desarrollo de la alfabetización mediática puede que haga detenernos y reflexionar antes de amplificar el último mensaje político en tendencia.

El logo de la Campaña de Derechos Humanos que hizo las rondas en Facebook. La Campaña de Derechos Humanos

En 2013, los usuarios de Facebook publicaron un signo de igualdad roja como su foto de perfil para expresar su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo. Algunos no tenían ni idea de que el símbolo era el logo de una Campaña de Derechos Humanos. Esta organización ha tenido un estatus polémico en el movimiento LGBT debido a su tratamiento pasado de las cuestiones transgénero.

¿Sabían estos ciudadanos que habían publicado la imagen que estaban participando en una campaña de marketing viral para una organización que no era universalmente apoyada por la comunidad LGBT y cuyo mensaje de igualdad ha generado críticas por enfatizar la asimilación sobre el cambio estructural radical?

¿O habrían elegido en su lugar ampliar una imagen y una organización con un matiz diferente?

Este tipo de conversaciones importantes sólo pueden abrirse si empezamos a desarrollar una alfabetización crítica del enfoque de marketing ciudadano y cómo está transformando lo que significa ser un participante activo en nuestra realidad política postmoderna dominada por los medios de comunicación.

Si vemos nuestras expresiones políticas en línea como meros “slacktivism”, un simple asunto privado, o simplemente divirtiéndonos con amigos, entonces nos volvemos más vulnerables a la manipulación por fuerzas que buscan explotar nuestro poder de marketing ciudadano para servir a agendas que no compartirmos.

Si nos volvemos más conscientes de nuestra posición en estos circuitos de poder, estaremos mejor equipados para resistir esta manipulación.


Anuncios
Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico, Magister en cs de la Ingeniería mención Biotecnología. Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Política, Sociedad, Tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 632 seguidores

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter
A %d blogueros les gusta esto: