Los brotes de sarampión y las crisis políticas van de la mano

por Jonathan Kennedy

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que ya no considera que el sarampión se erradique en el Reino Unido. Albania, la República Checa y Grecia también han perdido su condición de países libres de sarampión.

Es una coincidencia que la noticia se diera el día después de que Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido, provocara una indignación generalizada al prorrogar el parlamento. Pero la creciente prevalencia del sarampión debe entenderse en el contexto más amplio del creciente sentimiento populista y las prolongadas crisis políticas.

El sarampión es una enfermedad altamente infecciosa y potencialmente mortal, pero se puede prevenir con una vacuna barata y fácil de administrar. Si más del 90-95% de una comunidad está vacunada, se logra la “inmunidad de rebaño” y es poco probable que se produzcan brotes. Cuando se introdujo la vacuna contra el sarampión en 1963, la enfermedad mataba a unos 2,6 millones de personas al año. El número de casos de sarampión ha disminuido constantemente desde entonces, y se calcula que la vacuna ha salvado más de 21 millones de vidas desde el cambio de siglo.

Las vacunas son ampliamente aceptadas como uno de los grandes logros de la era científica. Un estudio de eminentes historiadores realizado por The Atlantic sitúa a las vacunas en el octavo lugar de una lista de los “mayores avances desde la rueda”. Y un artículo de la bibliotecaria estadounidense del Congreso publicado en National Geographic colocó a las vacunas en el quinto lugar entre “diez inventos que cambiaron el mundo”.

Pero en los últimos años, los notables progresos realizados por las vacunas se han invertido, sobre todo en Occidente. En Europa, hubo unos 5.000 casos de sarampión en 2016, 24.000 en 2017 y 84.000 en 2018. Según datos recientes de la OMS, ya se han registrado 90.000 casos de sarampión en los primeros seis meses de este año. Y los Estados Unidos están experimentando su mayor brote de sarampión en 27 años.

Los brotes de sarampión son una consecuencia de la disminución de la cobertura de la vacuna, que parece ser el resultado de las preocupaciones cada vez más generalizadas sobre la seguridad de las vacunas. Estos temores se remontan al menos al siglo XVIII, cuando los esfuerzos para vacunar a la gente contra la viruela en Boston, EE.UU., se encontraron con una feroz resistencia. Sin embargo, las preocupaciones contemporáneas sobre la seguridad de las vacunas se deben generalmente a las afirmaciones desacreditadas de que existe una relación entre la vacuna triple viral (sarampión, paperas y rubéola) y el autismo.

Teoría desacreditada que se niega a morir

Esta conexión es rechazada por los científicos convencionales. Andrew Wakefield, la fuente de esta teoría de la conspiración, fue eliminado por el Consejo Médico General del Reino Unido por actuar deshonesta e irresponsablemente, y su investigación publicada fue retirada por The Lancet. A principios de este año, un estudio de más de 650.000 niños en Dinamarca concluyó que no había evidencia de una conexión entre la SPR y el autismo, incluso entre los niños que se consideraban de mayor riesgo, como los que tenían hermanos autistas.

Aún así, las ideas de Wakefield siguen teniendo una enorme influencia. Una encuesta de 2.600 padres publicada en enero por la Royal Society for Public Health muestra que el 21% de los padres en el Reino Unido piensan que la SPR causa efectos secundarios no deseados y casi el 10% de los padres eligen no administrar a sus hijos la vacuna SPR, principalmente por temor a los efectos secundarios.

En junio, The Wellcome Trust publicó los resultados de una encuesta de más de 140.000 personas. Sólo el 73% en Europa del Norte (que incluye al Reino Unido), el 59% en Europa Occidental y el 40% en Europa Oriental estuvieron de acuerdo con la afirmación de que las vacunas son seguras. La cifra fue del 72% para los Estados Unidos. La OMS enumeró la vacilación en la vacunación como una de las diez principales amenazas para la salud mundial en 2019 y una que “amenaza con revertir los progresos realizados en la lucha contra las enfermedades que pueden prevenirse con vacunas”.

El NHS señala que “la vacunación es segura e importante” y la OMS afirma que “las vacunas son seguras”. Esto plantea la pregunta: ¿por qué tanta gente cree en teorías no probadas por encima del consejo informado de los médicos y las autoridades de salud pública?

La era de la posverdad

Una respuesta común enfatiza cómo Internet ha cambiado la forma en que accedemos a la información y nos comunicamos. La encuesta antes mencionada de la Royal Society for Public Health también mostró que la mitad de los padres de niños menores de cinco años en el Reino Unido están expuestos a menudo o a veces a mensajes negativos sobre las vacunas en los medios de comunicación social y los foros en línea.

Curiosamente, un estudio publicado el año pasado reveló que los mismos trolls y bots rusos que interfirieron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en nombre de Donald Trump difundieron desinformación sobre las vacunas. Esto sugiere que el estado ruso está utilizando el tema de la seguridad de las vacunas para propagar la discordia en Occidente.

Pero la creciente vacilación en torno a las vacunas indica una ruptura más amplia en la confianza en las élites y los expertos que está detrás de Brexit y otras crisis políticas. En el período previo al referéndum de 2016, Michael Gove afirmó que la gente ya está harta de expertos. Se refería a los economistas, pero este sentimiento tiene mayor relevancia en la llamada era de la “posverdad”, cuando las apelaciones a la emoción parecen ser más efectivas para influir en la opinión que los hechos y la evidencia.

Michael Gove afirmó que la gente está cansada de los expertos.

Mi propia investigación muestra que los países de Europa Occidental con los niveles más altos de apoyo electoral a los partidos políticos populistas, como Grecia, Italia y Francia, también tienen el porcentaje más alto de personas que no creen que las vacunas sean importantes, seguras o eficaces según el Proyecto de Confianza en las Vacunas. En contraste, los países que tienen los niveles más bajos de votos populistas, como Portugal y Bélgica, también tienen los niveles más bajos de vacilación en cuanto a las vacunas.

El vínculo entre el populismo y la vacilación en cuanto a las vacunas se puede ver cuando observamos los datos a nivel individual. Los resultados de una encuesta publicada en The Economist en 2014 mostraron que los votantes del UKIP tenían casi cinco veces más probabilidades de creer que la vacuna triple viral no es segura. Según datos más recientes, que ayudé a analizar a The Guardian, un tercio de los votantes del UKIP creían que las vacunas eran inseguras, en comparación con el 10% de los votantes laboristas y el 11% de los votantes conservadores. Encontramos patrones similares en toda Europa: los partidarios de los partidos populistas de derecha eran mucho más propensos a cuestionar la seguridad de las vacunas.

Rotura de la confianza

Es interesante observar que los otros tres países europeos que perdieron su condición de libres de sarampión también se encuentran en medio de profundas crisis precipitadas por una ruptura de la confianza en los políticos.

En junio, las elecciones de Albania fueron boicoteadas por el principal partido de la oposición, que acusó al primer ministro de fraude electoral y corrupción. En la República Checa, cientos de miles de personas han salido a las calles este verano para protestar contra el supuesto fraude económico perpetrado por el multimillonario primer ministro Andrej Babiš. Los griegos han sufrido enormemente desde 2008, con un PIB todavía un 20% inferior a los niveles anteriores a la crisis. El gobierno de izquierda de Alexis Tsipras fue derrotado recientemente por Nueva Democracia, que ha sido descrito por algunos observadores como un partido populista de derecha.

Todo esto demuestra que las crisis políticas y el sarampión van de la mano. Del mismo modo que las maniobras de Boris Johnson no deshacen todo el progreso que se ha producido en la política británica desde Carlos I, la pérdida de la condición de país libre de sarampión del Reino Unido no significa un regreso a la Edad Media. Sin embargo, es alarmante ver lo precario que son tanto el Estado de Derecho como la salud pública en el actual clima político.

Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico,. #MangaLover #AnimeLover #HentaiAffitionado Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Medicina, Política, Tecnología

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 88 seguidores más

Follow Arcanus's Random Stuffs on WordPress.com
Sígueme
A %d blogueros les gusta esto: