Por qué la privacidad es importante incluso si no tienes “nada que ocultar

por Daniel J. Solove

Cuando el gobierno recopila o analiza información personal, muchas personas dicen no estar preocupadas. “No tengo nada que ocultar”, declaran. “Sólo si haces algo malo deberías preocuparte, y entonces no mereces mantenerlo en privado”.

El argumento de no ocultar nada impregna los debates sobre la privacidad. El experto en seguridad de datos Bruce Schneier lo llama “la réplica más común contra los defensores de la privacidad”. El jurista Geoffrey Stone se refiere a él como un “estribillo demasiado común”. En su forma más convincente, se trata de un argumento según el cual el interés por la privacidad es generalmente mínimo, lo que hace que la contienda con las preocupaciones de seguridad sea una victoria predestinada para la seguridad.

El argumento de no ocultar nada está en todas partes. En Gran Bretaña, por ejemplo, el gobierno ha instalado millones de cámaras de vigilancia pública en ciudades y pueblos, que son vigiladas por funcionarios a través de un circuito cerrado de televisión. En un eslogan de la campaña del programa, el gobierno declara: “Si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer”. Variaciones de los argumentos de no tener nada que ocultar aparecen con frecuencia en blogs, cartas al director, entrevistas de noticias de televisión y otros foros. Un bloguero de Estados Unidos, en referencia a la elaboración de perfiles de personas con fines de seguridad nacional, declara: “No me importa que la gente quiera averiguar cosas sobre mí, ¡no tengo nada que ocultar! Por eso apoyo los esfuerzos [del gobierno] para encontrar terroristas vigilando nuestras llamadas telefónicas”.

El argumento no es reciente. Uno de los personajes de la novela de Henry James de 1888, The Reverberator, reflexiona: “Si esa gente había hecho cosas malas debería avergonzarse de sí misma y no podía compadecerse de ella, y si no las había hecho no había necesidad de armar tanto jaleo porque los demás lo supieran”.

Me he encontrado con el argumento de no ocultar nada con tanta frecuencia en las entrevistas de las noticias, en los debates y en cosas similares, que he decidido investigar el tema. Pregunté a los lectores de mi blog, Concurring Opinions, si había buenas respuestas al argumento de no ocultar nada. Recibí un torrente de comentarios:

  • Mi respuesta es: “¿Tienes cortinas?” o “¿Puedo ver las facturas de tu tarjeta de crédito del último año?”.
  • Así que mi respuesta al argumento “Si no tienes nada que ocultar… ” es simplemente: “No necesito justificar mi posición. Tú tienes que justificar la tuya. Vuelve con una orden”.
  • No tengo nada que ocultar. Pero tampoco tengo nada que mostrarte.
  • Si no tienes nada que ocultar, entonces no tienes una vida.
  • Muéstrame la tuya y te mostraré la mía.
  • No se trata de tener nada que ocultar, se trata de que las cosas no sean asunto de nadie.
  • En resumen, a Joe Stalin le habría encantado. ¿Por qué debería alguien decir más?

A primera vista, parece fácil descartar el argumento de que no hay nada que ocultar. Probablemente todo el mundo tiene algo que ocultar a alguien. Como declaró Aleksandr Solzhenitsyn, “Todo el mundo es culpable de algo o tiene algo que ocultar. Todo lo que hay que hacer es buscar lo suficiente para encontrar lo que es”. Asimismo, en la novela “Traps,” de Friedrich Dürrenmatt, en la que un hombre aparentemente inocente es juzgado por un grupo de abogados jubilados en un juego de simulacro de juicio, el hombre pregunta cuál será su delito. “Un asunto totalmente menor”, responde el fiscal. “Siempre se puede encontrar un delito”.

Normalmente se puede pensar en algo que incluso la persona más abierta querría ocultar. Como señaló un comentarista de mi blog: “Si no tienes nada que ocultar, eso significa literalmente que estás dispuesta a dejar que te fotografíe desnuda? ¿Y tengo todos los derechos sobre esa fotografía, para poder enseñársela a tus vecinos?”. El experto canadiense en privacidad David Flaherty expresa una idea similar cuando argumenta “No hay ningún ser humano sensible en el mundo occidental que tenga poco o ningún respeto por su intimidad personal; los que pretenden tales afirmaciones no pueden soportar ni siquiera unos minutos de preguntas sobre aspectos íntimos de sus vidas sin capitular ante la intromisión de ciertos temas”.

Pero estas respuestas atacan el argumento de no ocultar nada sólo en su forma más extrema, que no es particularmente fuerte. En una forma menos extrema, el argumento de no ocultar nada se refiere no a toda la información personal, sino sólo al tipo de datos que el gobierno puede recoger. Las réplicas al argumento de no ocultar nada sobre la exposición de los cuerpos desnudos de las personas o de sus secretos más profundos sólo son pertinentes si es probable que el gobierno recopile este tipo de información. En muchos casos, casi nadie verá la información y no se revelará al público. Por lo tanto, algunos podrían argumentar que el interés de la privacidad es mínimo, y el interés de la seguridad en la prevención del terrorismo es mucho más importante. En esta forma menos extrema, el argumento de no ocultar nada es formidable. Sin embargo, parte de ciertas suposiciones erróneas sobre la privacidad y su valor.

Para evaluar el argumento de no ocultar nada, debemos empezar por ver cómo entienden sus partidarios la privacidad. Casi todas las leyes o políticas relacionadas con la privacidad dependen de una comprensión particular de lo que es la privacidad. La forma en que se conciben los problemas tiene un enorme impacto en las soluciones legales y políticas que se utilizan para resolverlos. Como observó el filósofo John Dewey, “Un problema bien planteado está medio resuelto”.

La mayoría de los intentos de entender la privacidad lo hacen tratando de localizar su esencia -sus características principales o el denominador común que une las diversas cosas que clasificamos bajo la rúbrica de “privacidad”. Sin embargo, la privacidad es un concepto demasiado complejo para reducirlo a una esencia singular. Es una pluralidad de cosas diferentes que no comparten ningún elemento, pero que, sin embargo, se parecen entre sí. Por ejemplo, la privacidad puede verse invadida por la revelación de tus secretos más profundos. También puede verse invadida si te observa un mirón, aunque no se revele ningún secreto. En el caso de la revelación de secretos, el daño es que tu información oculta se difunde a otros. Con el mirón, el daño es que te están observando. Probablemente te parezca espeluznante, independientemente de que el mirón descubra algo sensible o revele información a otros. Hay muchas otras formas de invasión de la intimidad, como el chantaje y el uso indebido de tus datos personales. Tu intimidad también puede verse invadida si el gobierno recopila un amplio dossier sobre ti.

La privacidad, en otras palabras, implica tantas cosas que es imposible reducirlas todas a una simple idea. Y no es necesario hacerlo.

En muchos casos, las cuestiones de privacidad nunca se equilibran con los intereses en conflicto, porque los tribunales, los legisladores y otros no reconocen que la privacidad está implicada. La gente no reconoce ciertos problemas, porque esos problemas no encajan en una concepción particular de la privacidad. Independientemente de si llamamos a algo un problema de “privacidad”, sigue siendo un problema, y los problemas no deben ser ignorados. Deberíamos prestar atención a todos los problemas diferentes que provocan nuestro deseo de proteger la privacidad.

Para describir los problemas creados por la recopilación y el uso de datos personales, muchos comentaristas utilizan una metáfora basada en la obra de George Orwell 1984. Orwell describió una desgarradora sociedad totalitaria regida por un gobierno llamado Gran Hermano que vigila obsesivamente a sus ciudadanos y les exige una estricta disciplina. La metáfora de Orwell, que se centra en los perjuicios de la vigilancia (como la inhibición y el control social), podría ser apta para describir la supervisión gubernamental de los ciudadanos. Pero muchos de los datos recogidos en las bases de datos informáticas, como la raza, la fecha de nacimiento, el sexo, la dirección o el estado civil, no son especialmente sensibles. A mucha gente no le importa ocultar los hoteles en los que se aloja, los coches que posee o el tipo de bebidas que toma. Con frecuencia, aunque no siempre, la gente no se inhibe ni se avergüenza si los demás conocen esta información.

Otra metáfora capta mejor los problemas: The Trial de Franz Kafka. La novela de Kafka gira en torno a un hombre que es arrestado pero no se le informa del motivo. Intenta desesperadamente averiguar qué ha provocado su detención y qué le espera. Descubre que un misterioso sistema judicial tiene un expediente sobre él y lo está investigando, pero no puede saber mucho más. The Trial describe una burocracia con propósitos inescrutables que utiliza la información de las personas para tomar decisiones importantes sobre ellas, pero les niega la capacidad de participar en el uso de su información.

Los problemas que retrata la metáfora kafkiana son de un tipo diferente a los problemas causados por la vigilancia. A menudo no dan lugar a la inhibición. En cambio, son problemas de procesamiento de la información -el almacenamiento, el uso o el análisis de los datos- más que de recopilación de información. Afectan a las relaciones de poder entre las personas y las instituciones del estado moderno. No sólo frustran al individuo al crear una sensación de desamparo e impotencia, sino que también afectan a la estructura social al alterar el tipo de relaciones que mantienen las personas con las instituciones que toman decisiones importantes sobre sus vidas.

Las soluciones jurídicas y políticas se centran demasiado en los problemas de la metáfora orwelliana -los de la vigilancia- y no abordan adecuadamente los problemas kafkianos -los del tratamiento de la información-. La dificultad radica en que los comentaristas intentan concebir los problemas causados por las bases de datos en términos de vigilancia cuando, en realidad, esos problemas son diferentes.

Los comentaristas a menudo intentan refutar el argumento de no ocultar nada señalando las cosas que la gente quiere ocultar. Pero el problema del argumento de no ocultar nada es la suposición subyacente de que la privacidad consiste en ocultar cosas malas. Al aceptar esta suposición, cedemos demasiado terreno e invitamos a un debate improductivo sobre la información que la gente muy probablemente querría ocultar. Como señala acertadamente el especialista en seguridad informática Schneier, el argumento de no ocultar nada parte de una “premisa errónea de que la privacidad consiste en ocultar un mal”. La vigilancia, por ejemplo, puede inhibir actividades legales como la libertad de expresión, la libre asociación y otros derechos de la Primera Enmienda (norteamericana) esenciales para la democracia.

El problema más profundo del argumento de no ocultar nada es que considera de forma miope la privacidad como una forma de secreto. Por el contrario, entender la privacidad como una pluralidad de cuestiones relacionadas demuestra que la revelación de cosas malas es sólo una de las muchas dificultades causadas por las medidas de seguridad del gobierno. Volviendo a mi discusión sobre las metáforas literarias, los problemas no son sólo orwellianos sino kafkianos. Los programas gubernamentales de recopilación de información son problemáticos incluso si no se descubre ninguna información que la gente quiera ocultar. En The Trial el problema no es un comportamiento inhibido, sino una impotencia y vulnerabilidad asfixiantes creadas por el uso de datos personales por parte del sistema judicial y la negación al protagonista de cualquier conocimiento o participación en el proceso. Los daños son burocráticos: indiferencia, error, abuso, frustración y falta de transparencia y responsabilidad.

Uno de esos daños, por ejemplo, que yo llamo agregación, surge de la fusión de pequeños trozos de datos aparentemente inocuos. Cuando se combinan, la información se vuelve mucho más reveladora. Al unir trozos de información que no nos esforzamos en proteger, el gobierno puede obtener información sobre nosotros que, de hecho, podríamos desear ocultar. Por ejemplo, supongamos que ha comprado un libro sobre el cáncer. Esta compra no es muy reveladora por sí sola, ya que sólo indica un interés por la enfermedad. Supongamos que compra una peluca. La compra de una peluca, por sí sola, podría deberse a varias razones. Pero si se combinan esos dos datos, se puede deducir que tiene cáncer y que está recibiendo quimioterapia. Puede que sea un hecho que no le importe compartir, pero seguro que querrá tener la posibilidad de elegir.

Otro problema potencial de la recolección de datos personales por parte del gobierno es el que yo llamo exclusión. La exclusión se produce cuando se impide a las personas saber cómo se utiliza la información sobre ellas, y cuando se les impide acceder a esos datos y corregir sus errores. Muchas medidas gubernamentales de seguridad nacional implican el mantenimiento de una enorme base de datos de información a la que los individuos no pueden acceder. De hecho, al tratarse de seguridad nacional, la propia existencia de estos programas suele mantenerse en secreto. Este tipo de tratamiento de la información, que bloquea el conocimiento y la participación de los sujetos, es un tipo de problema de debido proceso. Se trata de un problema estructural, que afecta a la forma en que las instituciones gubernamentales tratan a las personas y crea un desequilibrio de poder entre las personas y el gobierno. ¿Hasta qué punto deben tener los funcionarios del gobierno un poder tan importante sobre los ciudadanos? Esta cuestión no tiene que ver con la información que la gente quiere ocultar, sino con el poder y la estructura del gobierno.

Un problema relacionado es el uso secundario. El uso secundario es la explotación de los datos obtenidos para un propósito para otro no relacionado sin el consentimiento del sujeto. ¿Cuánto tiempo se almacenarán los datos personales? ¿Cómo se utilizará la información? ¿Para qué podría utilizarse en el futuro? Los usos potenciales de cualquier dato personal son enormes. Sin límites ni responsabilidad sobre cómo se utiliza esa información, es difícil que la gente evalúe los peligros de que los datos estén bajo el control del gobierno.

Otro problema de la recopilación y uso de datos personales por parte del gobierno es la distorsión. Aunque la información personal puede revelar mucho sobre la personalidad y las actividades de las personas, a menudo no refleja a la persona en su totalidad. Puede pintar una imagen distorsionada, sobre todo porque los registros son reductores: a menudo capturan información en un formato estandarizado con muchos detalles omitidos.

Por ejemplo, supongamos que los funcionarios del gobierno se enteran de que una persona ha comprado varios libros sobre cómo fabricar metanfetamina. Esa información les hace sospechar que está construyendo un laboratorio de metanfetamina. Lo que falta en los registros es la historia completa: La persona está escribiendo una novela sobre un personaje que fabrica metanfetamina. Cuando compró los libros, no tuvo en cuenta lo sospechosa que podría parecer la compra para los funcionarios del gobierno, y sus registros no revelan el motivo de las compras. ¿Debería preocuparse por el escrutinio gubernamental de todas sus compras y acciones? ¿Debe preocuparse de que acabe en una lista de personas sospechosas? Incluso si no está haciendo nada malo, puede querer mantener sus registros lejos de los funcionarios del gobierno que podrían hacer inferencias erróneas de ellos. Puede que no quiera preocuparse por cómo percibirán todo lo que hace los funcionarios que vigilan nerviosamente la actividad delictiva. Puede que no quiera que un ordenador le señale como sospechoso porque tiene un patrón de comportamiento inusual.

El argumento de no tener nada que ocultar se centra en uno o dos tipos concretos de problemas de privacidad -la revelación de información personal o la vigilancia-, mientras que ignora los demás. Asume una visión particular sobre lo que implica la privacidad, excluyendo otras perspectivas.

Es importante distinguir aquí entre dos formas de justificar un programa de seguridad nacional que exige el acceso a información personal. La primera forma es no reconocer un problema. Así es como funciona el argumento de no ocultar nada: niega incluso la existencia de un problema. La segunda es reconocer los problemas, pero sostener que los beneficios del programa superan el sacrificio de la privacidad. La primera justificación influye en la segunda, porque el escaso valor que se da a la privacidad se basa en una visión limitada del problema. Y el principal malentendido es que el argumento de no ocultar nada considera la privacidad de esta forma tan particular y parcial.

Al investigar el argumento de no ocultar nada un poco más profundamente, encontramos que busca un tipo de perjuicio singular y visceral. Irónicamente, esta concepción subyacente del perjuicio es compartida a veces por quienes abogan por una mayor protección de la intimidad. Por ejemplo, la profesora de derecho de la Universidad de Carolina del Sur, Ann Bartow, argumenta que para tener una resonancia real, los problemas de privacidad deben “impactar negativamente en las vidas de seres humanos vivos y que respiran, más allá de provocar simplemente sentimientos de malestar”. Dice que la privacidad necesita más “cadáveres”, y que la “falta de sangre y muerte, o al menos de huesos rotos y cubos de dinero, distancian los daños a la privacidad de otros [tipos de daños]”.

La objeción de Bartow es en realidad coherente con el argumento de no ocultar nada. Los que defienden el argumento de no ocultar nada tienen en mente un tipo particular de daño a la intimidad espantoso, en el que la intimidad se viola sólo cuando se revela algo profundamente embarazoso o desacreditador. Al igual que Bartow, los defensores del argumento de no ocultar nada exigen un tipo de daño de cadáveres.

La objeción de Bartow es en realidad coherente con el argumento de no ocultar nada. Los que defienden el argumento de no ocultar nada tienen en mente un tipo particular de daño a la intimidad espantoso, en el que la intimidad se viola sólo cuando se revela algo profundamente embarazoso o desacreditador. Al igual que Bartow, los defensores del argumento de no ocultar nada exigen un tipo de daño.

A menudo, la privacidad no se ve amenazada por un solo acto atroz, sino por la lenta acumulación de una serie de actos relativamente menores. En este sentido, los problemas de privacidad se asemejan a ciertos daños medioambientales, que se producen a lo largo del tiempo a través de una serie de pequeños actos de diferentes actores. Aunque es más probable que la sociedad responda a un gran vertido de petróleo, la contaminación gradual por parte de una multitud de actores suele crear problemas peores.

La intimidad no suele perderse de un plumazo. Suele erosionarse a lo largo del tiempo, con pequeños trozos que se disuelven de forma casi imperceptible hasta que finalmente empezamos a notar que ha desaparecido. Cuando el gobierno empieza a controlar los números de teléfono a los que llama la gente, muchos pueden encogerse de hombros y decir: “Ah, son sólo números, eso es todo”. Entonces el gobierno podría empezar a controlar algunas llamadas telefónicas. “Son sólo unas llamadas, nada más”. El gobierno podría instalar más cámaras de vídeo en lugares públicos. “¿Y qué? Algunas cámaras más vigilando en algunos lugares más. No es gran cosa”. El aumento de las cámaras podría conducir a una red más elaborada de videovigilancia. Podría añadirse la vigilancia por satélite para ayudar a seguir los movimientos de la gente. El gobierno podría empezar a analizar los registros bancarios de la gente. “Sólo son mis depósitos y algunas de las facturas que pago: no hay problema”. A continuación, el gobierno podría empezar a peinar los registros de las tarjetas de crédito, y luego ampliarlos a los registros de los proveedores de servicios de Internet, los registros de salud, los registros de empleo, y más. Cada paso puede parecer gradual, pero después de un tiempo, el gobierno estará observando y sabiendo todo sobre nosotros.

“Mi vida es un libro abierto”, puede decir la gente. “No tengo nada que ocultar”. Pero ahora el gobierno tiene grandes expedientes de las actividades, intereses, hábitos de lectura, finanzas y salud de todo el mundo. ¿Y si el gobierno filtra la información al público? ¿Y si el gobierno determina erróneamente que, basándose en tu patrón de actividades, es probable que cometas un acto delictivo? ¿Y si te niega el derecho a volar? ¿Y si el gobierno considera que tus transacciones financieras son extrañas -aunque no hayas hecho nada malo- y congela sus cuentas? ¿Y si el gobierno no protege su información con la seguridad adecuada, y un ladrón de identidad la obtiene y la utiliza para estafarle? Incluso si no tiene nada que ocultar, el gobierno puede causarle mucho daño.

“Pero el gobierno no quiere hacerme daño”, podrían argumentar algunos. En muchos casos, eso es cierto, pero el gobierno también puede perjudicar a la gente sin querer, debido a errores o descuidos.

Cuando el argumento de “no ocultar nada” se desmenuza, y se examinan y cuestionan sus supuestos subyacentes, podemos ver cómo desplaza el debate a sus términos, y luego saca poder de su ventaja injusta. El argumento de no ocultar nada se refiere a algunos problemas, pero no a otros. Representa una forma singular y estrecha de concebir la privacidad, y gana al excluir la consideración de los otros problemas que suelen plantearse con las medidas de seguridad del gobierno. Cuando se le enfrenta directamente, el argumento de no ocultar nada puede atrapar, ya que obliga al debate a centrarse en su estrecha comprensión de la privacidad. Pero cuando se enfrenta a la pluralidad de problemas de privacidad que implica la recopilación y el uso de datos por parte del gobierno más allá de la vigilancia y la divulgación, el argumento de no ocultar nada, al final, no tiene nada que decir.

Fuente: The Chronicle

Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico,. #MangaLover #AnimeLover #HentaiAffitionado Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Random

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 88 seguidores más

Follow Arcanus's Random Stuffs on WordPress.com
Sígueme
A %d blogueros les gusta esto: