La privacidad puede estar amenazada, pero su protección por sí sola no es suficiente para preservar las libertades civiles.

por Firmin DeBrabander

La gran idea

Si bien la batalla por la privacidad está en todas partes en la vida estadounidense, en realidad es un concepto relativamente nuevo que no se basó en la ley hasta más de un siglo después de la Declaración de Independencia.

La privacidad es supuestamente un valor estadounidense fundamental, forjado en la fundación del país. Por ejemplo, los historiadores afirman que las preocupaciones por la privacidad impulsaron la Revolución Americana. Los colonos estaban reaccionando a las tropas británicas que invaden sus almacenes y tiendas en busca de bienes sujetos a impuestos, y a las demandas británicas de que los colonos alberguen a los soldados en sus casas.

Y hoy, los defensores de las libertades civiles argumentan que la democracia requiere privacidad. Creen que la privacidad es necesaria para crear ciudadanos independientes y de pensamiento libre que voten como deseen.

Sin embargo, el término “privacidad” no se menciona en la Constitución. Un derecho legal a la privacidad no se articuló hasta 1890. Y llegó a ser defendido enérgicamente por la Corte Suprema sólo en la década de 1960.

Estas son algunas de las muchas cosas que descubrí mientras investigaba “La vida después de la privacidad: Reclamando la democracia en una sociedad de vigilancia“, que explora la naturaleza de la privacidad, su historia y su futuro incierto. También aprendí que la privacidad sigue siendo un concepto mal formado y en conflicto.

Por que importa

Los estadounidenses sienten que su privacidad está en grave peligro en la era digital. Las corporaciones utilizan métodos cada vez más sofisticados de recopilación de datos para analizar e influir en el comportamiento de las personas.

Esta capacidad se puede utilizar tanto para reforzar como para obstaculizar la democracia. Por ejemplo, Facebook utilizó su profundo conocimiento de los datos de los usuarios para impulsar la participación de los votantes en 2010. Cuatro años más tarde, la firma de datos Cambridge Analytica utilizó la misma técnica para apuntar a los votantes con anuncios de campaña de Donald Trump.

En mi investigación, aprendí que la libertad política se basa mucho menos en la privacidad que en la capacidad y voluntad de las personas para manifestarse y deliberar en el ámbito público. Con eso quiero decir que proteger la privacidad por sí solo no ayudará con la libertad de los consumidores y ciudadanos. Creo que la gente necesita usar el poder de las protestas públicas para ganar y mantener sus libertades civiles.

El movimiento por los derechos de los homosexuales demostró este poder en el siglo pasado. A lo largo del siglo XX en gran parte de Estados Unidos, las personas fueron procesadas por comportamiento homosexual en su vida privada. El trabajo agresivo de ACT UP y otros grupos activistas por los derechos de los homosexuales dio lugar a protecciones legales para que las personas vivieran y amen como quisieran. Y en 2003, la Corte Suprema derogó todas las leyes estatales que prohibían la homosexualidad.

Las campañas de derechos civiles y laborales del siglo XX tuvieron resultados similares. A pesar de que los líderes de derechos civiles fueron espiados y acosados desde el principio, utilizaron su poder de coordinación y organización pública para superar su falta de privacidad. Sus raíces de organización, construidas a lo largo de muchas décadas, les permitieron soportar repetidos de asalto y de lanzamiento disciplinado, creativo protestas.

En otras palabras, la privacidad no es tanto un requisito previo para la democracia como un producto de la acción democrática.

Lo que todavía no se sabe

Aún no está claro cómo la tecnología digital ha cambiado la naturaleza de la protesta política y si la ha hecho más o menos efectiva.

Como señala el académico Zeynep Tufekci, las “protestas en red” modernas impulsadas por Internet como Occupy Wall Street y la Primavera Árabe utilizaron las redes sociales para organizar rápidamente protestas masivas, pero con un éxito limitado a largo plazo.

Que sigue

La tecnología digital ha cambiado el comportamiento de los estadounidenses de manera sorprendente, incluso en lo que respecta a la privacidad. Las personas comparten detalles íntimos sobre sus vidas en las redes sociales. Mientras tanto, los medios digitales también han dado lugar a un partidismo endurecido y una radicalización política.

Creo que los filósofos deben mirar hacia el futuro y considerar qué otros comportamientos nuevos está inspirando la tecnología digital. Quizás los consumidores y los ciudadanos se volverán más predecibles, como creen los analistas de datos. Alternativamente, la gente puede levantarse y rebelarse contra la vigilancia constante y los esfuerzos de los gobiernos espías y los comerciantes para controlarlos.

Fuente: The Conversation US

Acerca de

Chileno. Tecnólogo Médico,. #MangaLover #AnimeLover #HentaiAffitionado Nerd, Geek y orgulloso integrante del Partido Pirata de Chile Ⓟ.

Publicado en Redes sociales

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 88 seguidores más

Follow Arcanus's Random Stuffs on WordPress.com
Sígueme
A %d blogueros les gusta esto: